Seguidores

miércoles, 20 de octubre de 2010

Maxi Húngara



La primera vez que vi la replica de Valhalla del maxi húngara, no tuve más remedio que enamorarme forzosamente de ese traje. Ya no sólo por lo bien trabajado que está y por su fidelidad al original, sino porque una, que ha nacido en una tierra donde las fiestas de moros y cristianos se viven con total intensidad, tiene el alma un poquito Zíngara; para no mentir mitad zíngara, mitad contrabandista, pero de eso hablaré otro día. Precisamente ese traje refleja con mucha similitud los que llevan las zíngaras cuando llenan de alegría las calles con el alborotar de sus panderetas y el tintineo de sus cascabeles ¿Qué donde llevan los cascabeles? Donde mejor se pueden hacer sonar al compás de la música, en las botas. Unas botas siempre rojas, tanto para el hombre como para la mujer, de las mejores pieles y con los mejores acabados que uno pueda ver, no podría ser de otra manera, siendo de un pueblo que lleva a gala su industria zapatera.

Pues eso, que fue amor a primera vista y que cuando lo tuve en mis manos tuve que hacer estas botitas rojas inspiradas en mis zíngaros para que mi negrita lo luciera como manda la tradición de esta tierra.

2 comentarios:

ISABEL dijo...

Genial............. sois unas artistazas.
Mucha mierda.
Besos.
Sissi.

Lenka dijo...

Besos para ti tambien emperatriz.

Ultimas entradas

 
Licencia de Creative Commons
El Atelier de las muñecas by El Atelier de las muñecas is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.